En el periodo navideño, nuestra rutina anual suele alterarse, muchas veces de manera inevitable, provocando un amento de nuestro peso corporal en muy poco tiempo. Señalamos como principales factores, la gastronomía y la falta de actividad física. Podemos minimizar estos factores de la siguiente manera:

| Comer sí, pero con moderación: Muchos de los alimentos propios de la Navidad contienen gran cantidad de calorías, ya que los ingredientes principales que los componen son azúcares simples y/o grasas poco saludables, bebidas con alcohol… Pasando a un segundo plano frutas y verduras. Además, se suele cocinar en grandes cantidades, dando lugar al día siguiente, por terminar todo lo que no pudimos comer el día anterior.

Actividad física: Cada vez que vayamos de compras, o acudamos a una comida familiar, entre otras actividades, aconsejamos acudir paseando, evitando escaleras mecánicas, ascensores…ya que con esta estrategia aumentaremos nuestro gasto calórico diario.

Ejercicio físico: Aprovechando que algunos tienen vacaciones durante esta época del año, aconsejamos mantener el ejercicio físico a aquellos que realicen alguna actividad deportiva o de entrenamiento físico, de esta forma evitaremos perder la forma física y mantener un equilibrio metabólico.

Y aquellos, que todavía no hayan empezado a realizar ejercicio físico os invitamos a que vengáis a visitarnos o solicitar información, os ayudaremos a que logréis todos vuestros objetivos personales.

Pin It on Pinterest

Share This